30 de enero 2019

Diseño/ enero 30, 2019/ Abundancia ilimitada/ 0 comments

Enero 30

La meditación del espejo dorado

Durante años he usado una meditación especial que llamo la “Meditación del Espejo Dorado”. Visualizo en mi mente un enorme espejo del tamaño de una habitación, con un marco de oro tallado de 24 kilates. Este es mi “espejo materializador”. Aquellos sueños que deseo materializar en mi vida se ven primero aquí.

Ahora permíteme compartir contigo una sorprendente coincidencia que un proverbio francés sugería “Es la manera de Dios de permanecer en el anonimato”. Después de haber estado haciendo la meditación del espejo dorado durante aproximadamente 1 año, me invitaron a un viaje de negocios con todos los gastos pagados, a Dublin, una de mis ciudades favoritas. Debía alojarme en uno de los hoteles más antiguos, bellos y caros de Dublin, el Shelbourne, donde nunca había estado. Cuando llegué al hotel y entré en el salón, ¿qué debería haber más que la manifestación física de mi meditación diaria: un hermoso espejo con un marco de hoja de oro que era tan grande que ocupaba toda una pared del salón? Me reí con deleite cuando vi mi reflejo en él, porque ahí estaba el modo en el que el universo me demostró que todo lo que visualizamos en nuestras mentes puede suceder en el mundo físico.

Hoy, encuentra unos minutos para calmarte y transita por dentro: cierra tus ojos. Visualiza un hermoso y grande espejo dorado rodeado de una brillante luz blanca. Esta luz es amor y te rodea, te envuelve, y te protege cuando te miras al espejo. Ve el reflejo de una mujer extraordinaria. Ella es hermosa y radiante. Ella posee un aura fuerte, saludable y vibrante. Sus ojos brillan y te sonríen cálidamente. ¿sabes quién es esta mujer? Te sientes como si la hubieras conocido toda tu vida. Y la tienes. Ella es tu auténtico yo.

Pasa unos momentos con ella ahora. ¿qué está haciendo? ¿cómo lo está haciendo? Visítala tantas veces como quieras. Ella está esperando para ayudarte a encontrar tu camino mientras haces el viaje de autodescubrimiento.

Hay días en los que todos tememos el áspero resplandor del espejo, pero nunca hay un momento en que debas dudar en encontrarte con la mujer en el espejo dorado. Ella es el reflejo más elevado de tu alma, la encarnación de la mujer perfecta que reside en tu interior y te envía amor para iluminar tu camino.

(Inspirado en: Simple Abundance: A Daybook of Comfort and Joy, Sarah Ban Breathnach. 1995, Editorial Grand Central Publishing)

Share this Post

Leave a Comment